¿QUIENES SOMOS?

 
     La Pardina empieza su actividad en 1989, de la mano de una explotación agrícola y ganadera familiar.
Como valor añadido de la ganadería, se genera una pequeña quesería, en la cual se recupera del olvido, un queso de vaca, el denominado Queso de los Valles de Hecho y Ansó; catalogado en los cien mejores quesos de España, cuya elaboración se había perdido en Aragón.
Dado el éxito obtenido en la comercialización de sus productos y siendo su primer mercado Aragón, se traslada la quesería a las huertas del zaragozano barrio de Santa Isabel.
En el año 2002, el Gobierno de Aragón concede a Quesos La Pardina, la calificación artesanal y la maestría a dos de sus queseros.
La Pardina sigue creciendo y se plantea un nuevo proyecto: la construcción de unas nuevas instalaciones.
En un magnífico paraje de treinta mil metros cuadrados de las huertas de Santa Isabel, presidido por las torres del Pilar, se asienta una moderna quesería.
En esta finca se establece una ganadería de caprino, con quinientas cabezas y una escuela de sensibilización agroalimentaria, visitada anualmente por más de seis mil quinientos escolares de todo Aragón.
Con estas nuevas instalaciones, La Pardina da el salto al mercado nacional, de la mano de Grandes Superficies, distribuidores de Horeca; y a la exportación de sus productos estrella: "Patacabra" y "Aragonés", siendo su principal mercado el de Estados Unidos.
Se alcanza en 2008 el reconocimiento de estar entre las cincuenta primeras empresas lácteas españolas en volumen de exportación.